¿Qué es un préstamo hipotecario de interés fijo convencional?

Una hipoteca de interés fijo tiene una tasa de interés que no cambia durante la vida del préstamo hipotecario. Esto significa que vas a pagar la misma cantidad cada mes durante la vigencia del préstamo.

Los préstamos convencionales son hipotecas respaldadas por Fannie Mae y Freddie Mac, las dos corporaciones estadounidenses que compran préstamos hipotecarios. Estos préstamos constituyen la gran mayoría de los préstamos hipotecarios emitidos en los Estados Unidos.

Un préstamo hipotecario convencional es uno que no está asegurado ni garantizado por el gobierno. Un préstamo conforming se ajusta a los límites de tamaño que utiliza Freddie Mac y Fannie Mae.

Los intereses de los préstamos convencionales son más bajos que los préstamos jumbo, los préstamos FHA o los préstamos VA. Los términos de los préstamos convencionales varían de 15 a 30 años.

Con un interés fijo, cuanto más corto sea el plazo durante el cual el prestatario paga, más va a ser el pago mensual. Por el contrario, cuanto más demore el prestatario en pagar el préstamo, menos va a ser la cantidad del pago mensual, pero va a pagar más intereses al banco.

La alternativa a la hipoteca de interés fijo, es el préstamo hipotecario de interés variable (ARM), que lleva pagos mensuales de principal e intereses más bajos durante los primeros años.

Es conveniente tomar una opción de préstamo variable solamente si estas seguro que vas a vivir en la propiedad unos pocos años.

Hipotecas de interés fijo a 30 años

Con una hipoteca de interés fijo convencional a 30 años los pagos quedan más bajos, pero como los pagos de intereses se extienden por 30 años vas a pagar más intereses durante la vida del préstamo de lo que pagarías en una hipoteca a corto plazo.

Ejemplo:

Si obtienes un préstamo de $295,000 dólares con un interés de 4.8% fijo por 30 años, tu pago será de $1,547.76 por los 30 años.

El interés hipotecario fijo a 30 años es siempre más alto que un interés variable a 30 años, aunque en la actualidad muchas hipotecas fijas tienen un precio bastante cercano a las tasas ARM.

Por ejemplo, una tasa de hipoteca fija a 30 años puede ser medio punto porcentual más alta que una ARM de 5/1, pero el prestatario que va con el préstamo fijo está confiando en la estabilidad del pago a cambio de un costo inicial más alto. El prestatario con el ARM esencialmente está asumiendo el riesgo de que las tasas no aumenten en el futuro.

Hipotecas de interés fijo a 20 y 15 años

Con un plazo de préstamo corto y un interés más bajo, una hipoteca de tasa fija a 15 años o una tasa de interés fija a 20 años puede ayudarte a pagar tu casa más rápido y generar equidad más rápido, aunque tus pagos mensuales van a ser más altos que con un préstamo a 30 años.

Ejemplos:

Si obtienes un préstamo de $295,000 dólares con un interés de 4.5% fijo por 20 años tu pago sería de $1,866.32 por los 20 años.

Si obtienes un préstamo de $295,000 dólares con un interés de 3.5% fijo por 15 años tu pago sería de $2,108.90 por los 15 años.

Con el interés fijo por 20 y 15 años tus pagos quedan muchos más altos en comparación al pago fijo por 30 años. La razón es que esa diferencia va directamente al pago de tu deuda cada mes, por eso vas a pagar la deuda antes (20 o 15 años). Le vas a pagar menos intereses al banco.

Las hipotecas de interés fijo de 15 y 20 años generalmente las toman los prestatarios al refinanciar.

Beneficios y consideraciones de préstamos fijos convencionales

No hay sorpresas de tasas de interés

Con una hipoteca de interés fijo convencional, el interés se mantendrá igual, sin cambio durante la vigencia de tu préstamo, lo que te va a proteger si los intereses suben.

Los préstamos hipotecarios convencionales pueden ofrecer un interés y porcentaje anual (APR) más bajo que los prestamos fijos jumbo.

Menos documentación

Las hipotecas convencionales requerir menos papeleo que los préstamos FHA o los préstamos VA, lo que podría hacer el proceso más rápido.

Requisitos para obtener préstamos fijos convencionales

Cantidad de préstamo. Los límites de préstamos convencionales en la mayor parte del país en el 2020 para viviendas unifamiliares son de $510,400.

En las áreas metropolitanas costosas, donde los valores promedio de las viviendas son más del 115 por ciento de los límites de préstamos convencionales, los límites de préstamos son de $765,600. La mayoría de estas áreas se encuentran en los estados de California, Nueva York y Washington.

Los préstamos Jumbo permiten exceder el límite de préstamo convencional para solicitar una vivienda de mayor valor.

Pago inicial. La mayoría de los préstamos convencionales requerirán al menos un 5 por ciento como pago inicial. Para préstamos con requisitos de pago inicial más bajos, ve la posibilidad de obtener una hipoteca respaldada por el gobierno, como los préstamos FHA, o habla con tu oficial de préstamos hipotecarios para que que te informe de las opciones disponibles.

Si el pago inicial es menos del 20 por ciento en un préstamo convencional, vas a tener que pagar un seguro hipotecario (PMI).

Historial crediticio. Para obtener un préstamo hipotecario convencional necesitas tener muy buen crédito, con un puntaje FICO de 680 o más. También hay directrices establecidas para ingresos, y reservas en el banco.